Abuelito de 87 considera que nunca es tarde para seguir sus sueños, quiere ser abogado

Sólo hay que parar cuando dejes de respirar.

Mariano Ibarra, el nombre de este hombre ejemplar por su tenacidad y convicción, nació en Filipinas y desde muy joven se vínculo al cuerpo de policía de su ciudad natal, Tacloban, postergando, pero jamás abandonando, su sueño de convertirse en abogado.

Cuando se acercó a cumplir los 30 años se dio cuenta de que aún ese sueño estaba vigente y que tal vez era la hora de hacerlo realidad, por eso se inscribió en la escuela de leyes y cursó su carrera a la par que ejercía su trabajo como oficial de policía.

Pixabay

Un intento fallido.

Sin embargo, en su historia no estaba escrito que Mariano pudiera aún convertirse en el abogado que tanto anhelaba ser, pues lamentablemente falló los exámenes finales y mientras corría el año 1967, una vez más le dijo a su sueño: “hoy no es el día”.

De esta manera, continuó con entrega y total compromiso sirviendo a su ciudad a través de su trabajo como policía.

Los años pasaron y ahora ya habiendo cumplido 87 años y habiéndose pensionado como Coronel del cuerpo de oficiales, decidió que el momento de finalizar sus estudios y obtener su anhelado título había llegado.

Un hombre de inquebrantable voluntad.

Una vez más se inscribió a la escuela y puntualmente asiste a todas sus clases, portando nada más que la sabiduría que le han traído los años y una sencilla mochila transparente cargada de sus cuadernos y libros que lleva siempre en su espalda.

Abs-Cbn News

Siente temor, pero en su corazón reposa la esperanza de cumplir lo que durante 87 años ha soñado.

Mariano le relató a Abs-Cbn News que se siente muy nervioso de presentar los exámenes finales, pues la última vez que lo intentó, hace 51 años, reprobó, no obstante, confía en que esta vez las interminables horas que ha dedicado a leer cientos de textos relacionados con su carrera, le sirvan para ver cumplido su sueño de ser abogado, sobre todo porque desea con fervor exhortar a sus compañeros policías a superar sus metas también.

Adicionalmente a los nervios consecuentes de su primer intento fallido, a Mariano le preocupa que sus profesores no logren entender su letra debido a que le cuesta mucho escribir por un problema que tiene en su mano derecha, la cual debía ser operada, cirugía que el ex coronel rechazó por interponerse con sus estudios.

Le deseamos de todo corazón a este valiente hombre, quien nunca se rindió en la conquista de sus sueños, que logre por fin el título que durante tantos años ha perseguido y le agradecemos por recordarnos que nunca es tarde para seguir intentándolo.

Abs-Cbn News

Fuente: Abs-Cbn News.