Cirujano logra curar sordera recreando partes del oído con impresora 3D

La tecnología de impresión 3D está revolucionando la medicina.

El doctor Mashudu Tshifularo es el tercero de seis hermanos nacidos de padres que siempre creyeron en el poder transformador de la educación, por lo que el padre desde su trabajo como ferroviario apoyado por la madre, ama de casa, se esforzaron toda su vida por darle educación a todos sus hijos. De allí que la familia tenga dos médicos, un psicólogo con doctorado, un contador y dos profesores de ciencia.

Ese primer impulso dado por sus padres se convirtió en el inicio de una carrera ejemplar que llevaría al doctor Mashudu Tshifularo ha convertirse en uno de los mayores innovadores del mundo en el campo de la cirugía de oído.

“A los 13 años comprendí que lo que más quería hacer era ayudar a las personas”.

Él tras graduarse de la universidad y especializarse en otorrinolaringología empezó a notar cuán deficientes eran las prótesis usadas en el remplazo de los huesos del oído, haciendo que los resultados de las cirugías para mejorar la audición en las personas no fueran tan efectivos como los pacientes deseaban.

Luego vino el auge de las prótesis de cadera y rodillas utilizando unas muy similares a las naturales, lo que hacía que las personas que recibían los trasplantes, recuperaran la movilidad y funcionalidad casi en un 100 por ciento. Fue entonces cuando el doctor Tshifularo, oriundo de la ciudad de Thohoyandou en Limpopo – Sudáfrica, se preguntó por qué en el campo de las cirugías de oído todavía se estaban usando una especie de varillas de metal tan distintas a la forma y textura de los huesos originales.

Un innovador en la ciencia médica.

A partir de allí comenzó su investigación para lograr mejorar la calidad de estas prótesis, la cual lo condujo a encontrar en la impresión 3D las respuesta a las necesidades reales de los paciente que habían, por alguna razón, perdido su oído.

Tras años de pruebas, al fin, hace un mes, logró hacer el primer trasplante de oído medio reemplazando el yunque, los osículos y el estribo, considerados los huesos de menor tamaño de todo el cuerpo humano, por unos idénticos impresos en 3D. La cirugía fue un éxito.

Ahora el doctor Tshifularo, quién también es líder religioso de una iglesia cristiana y profesor de la Universidad de Medunsa, es reconocido por la comunidad médica internacional como un pionero del desarrollo de tecnología aplicada a la medicina, lo cual lo hace sentir muy orgulloso pues siempre soñó con traer renombre a la comunidad sudafricana para que futuras generaciones hallen el camino abonado en la búsqueda y conquistas de sus propias metas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Christian Quitter (@thcqdoc) el

Fuente: SundayWorld.