Presos escapan de su celda para ayudar a un guardia que sufrió un infarto

En cuestión de horas el vídeo de lo que estos presos hicieron cuando escaparon de su celda ya era viral.

La complejidad del ser humano es infinita y la sociedad en su necesidad de organizarlo todo, muchas veces desconoce este aspecto, establece estereotipos y nos enseña a ver a las personas desde esta única perspectiva. No estoy diciendo que el orden sea algo malo, ni mucho menos. De hecho, pienso que el sistema de justicia erra constantemente en castigar crímenes atroces contra niños y otros seres indefensos que requieren justicia.

Sin embargo, también es cierto que muchas de las personas que están en prisión cargan consigo historias trágicas que tal vez los han puesto en esa situación, pero en el fondo puede haber algo de nobleza y bondad en sus corazones. No todos los casos, por supuesto, pero si estoy segura que en prisión hay más de una buena persona. Y ni hablar de aquellos que han sido juzgados erróneamente.

Como sociedad, nos debería también preocupar los criminales, deberíamos preguntarnos qué situaciones los han llevado allí y en que porcentaje nuestro mismo sistema es responsable de ello.

La situación ocurrió en una prisión de Texas – EEUU donde 8 reclusos se arriesgaron a aumentar sus condenas, a ir a confinamiento e incluso a ser agredidos por los guarías que los encontraran en esa anormal situación. Pero no lo hicieron porque estuvieran amotinados o en un intento de fuga. Lo hicieron para salvar la vida de un hombre, un hombre que en el desarrollo de su rutina diaria juega el rol del enemigo para ellos, pero que cuando su vida estuvo en peligro para estos presos él no fue sino una persona más que necesitaba ayuda.

Lo que más me conmovió fue cuando uno de ellos declaró, luego de que le preguntaran por qué lo habían hecho,  que el guardia al que ayudaron era un buen hombre y merecía el riesgo.

Mira en el vídeo a continuación a los presos mismos acción y compártelo si te alegró ver que incluso en esos rudos corazones existe aún algo de bondad.