Una vez más Melania Trump escandaliza a la opinión pública con su forma de vestir *

Hace no muchos días la primera dama de Estados Unidos puso a todo el mundo a comentar sobre una desafortunada chamarra que usó durante una visita que realizó al lugar donde estaban llevando a los hijos de los inmigrantes mexicanos que eran retenidos en la frontera debido a su situación de indocumentados dentro de dicho país.

Para todo el mundo era más que doloroso estar viendo a pequeños niños llorando y suplicando que nos los separasen de sus padres, pero según la leyenda de la chamarra que uso Melania ese día, a ella parecía no importarle la situación, pues la prenda decía en la espalda: “A mi no me importa y a ti?”

Pues bien, cuando a penas estamos superando el cuestionable incidente de la mala escogencia de esa chamarra para semejantes momentos tan delicados, la primera dama irrumpió nuevamente con una escandalosa prenda de vestir.

En esta ocasión no fue ni el cinturón marca Martin Grant avaluado en casi 1.000 dólares, ni la bonita falda color café claro o el sweater rojo que imaginamos costó una fortuna, los que causaron el revuelo,  sino sus zapatos. Pero, ¿por qué tanto lío? Pues porque los zapatos resultaron estar hechos de cartón recubierto de PVC, si así como lo estás leyendo, de cartón!

Y uno diría, bueno si son de cartón al menos deben ser económicos, pues no, no son para nada económicos.

De hecho, se trata de un par de zapatos de la prestigiosa marca Louboutin que cuestan 795 dólares. Según aseguran expertos en moda, su valor no se centra en los materiales con los que están hechos sino en la creatividad de su diseño al utilizar una materia prima tan barata y desechable y convertirla en unos zapatos exclusivos.

Sin embargo, para otro sector de la opinión, los zapatos son una exageración y preocupa sobre todo que la elegancia de la primera dama se vea comprometida en reuniones de tanta exigencia como la que tendrá lugar esta semana que entra cuando visite a la Reina Isabel II, conocida por su rigurosidad a la hora de seguir los protocolos y normas de vestimenta que establece el Código Real.

Pues sólo podemos esperar a ver qué sucede y cruzar los dedos para que Melania Trump escoja acertadamente el atuendo que lucirá en dicha ocasión, pues de cualquier forma cabe resaltar que ella en otros momentos ha sabido impresionar de manera positiva al público con su manera de vestir.