Estas son las cosas buenas, las feas y las malas de estar embarazada






El embarazo nos hace vivir las experiencias más extremas que una mujer puede sentir en tan sólo nueve meses. Las hormonas nos hacen sentir lloronas, felices, gritonas, valientes, temerosas, enfadadas, todo en un mismo día, incluso, en unas horas. Las incomodidades llevan al limite nuestra creatividad en la búsqueda de un buen lugar para descansar nuestra barriga.

Y ni hablar del parto, de los dolores y de como queda nuestro vientre, piernas y brazos luego de haber tenido un bebé creciendo en nuestro interior. Sin embargo y sin lugar a dudas, el momento en que vemos la carita de nuestro bebé por primera vez y lo tomamos en brazos hace que todo y más valga la pena.

Mira en la recopilación que encontrarás a continuación algunos testimonio de madres que nos muestran las cosas difíciles, las cosas buenas y las malas de un embarazo.

1. “Mientras estaba embarazada de mi segunda hija, podía descansar mi barriga embarazada sobre mi encimera. La gente pensó que esta foto era falsa. Es real y mi espalda todavía no se recupera”.

2. Una de las cosas buenas es que puedes comer todo lo que quieras sin sentirte culpable y sin que los demás te lo reprochen. Claro que es bueno tener presente que subir tanto de peso a la larga te ocasionará problemas y que entre más sano te alimentes mejores nutrientes le vas a dar a tu bebé.

3. Pies de una mamita durante el embarazo vs. pies antes del embarazo

4. Y lo mismo sucede con las manos. Fácilmente el anillo que usabas antes con total comodidad parece ahora una boa constrictor empecinada en acabar con tus dedos.

5. Punto a favor de estar embarazada: siempre llevas una mesita de apoyo contigo.

6. “A mi hijo le encantaba aplastarse en mi lado derecho, así que siempre estaba desequilibrado”

7. Existen las mamás cuya experiencia ha sido como un viaje al campo, me alegro por ellas pero no dejo de sentir enviada (carita enojada).

“¡El embarazo no siempre es una gran cosa que da miedo! Con ambos niños no tuve náuseas, ni hinchazón, ni estrías, ni problemas con el trabajo de parto natural; ambos trabajos duraron menos de cinco horas. Estaba de vuelta en jeans talla 3 dos semanas después del parto en ambas ocasiones. ¡El embarazo fue un viaje saludable y hermoso para mí!”

8. Las manchas y los brotes de venas, así como las estrías son siempre un gran problema.

9.

10. También lo es la restricción en el uso de medicamentos comunes, como los analgésicos, sobre todo, cuando todo te duele y no puedes tomar nada para lidiar con los síntomas.

11. Una cosa muy buena es que tu esposo, tus otros hijos o quien quiera se puede divertir a montones dibujándote caras en la barriguita.

12. Si bien es cierto con una de las cosas buenas es que puedes descansar más también lo es el hecho de que en esas etapas sufres más riesgo de desarrollar diversas enfermedades que ponen en peligro tu salud y a veces la del bebé.

Tuve un embarazo muy fácil y relajante … hasta que terminé en reposo durante mi último mes porque me estaba iniciando el trabajo de parto prematuro, y terminé con colestasis (cuando la bilis en el hígado se ralentiza / se detiene y causa horrible, horrible picazón y puede conducir a la muerte del bebé si no se observa de cerca). Pero al final valió la pena para mi hijo.

¿Quieres compartir tus experiencias también? Anímate a hacerlo escribiéndonos en los comentarios.

CoolCloud en tu email, suscríbete:

No te pierdas lo mejor de CoolCloud!
suscribe tu email!

Las redes sociales tienen políticas que restringen muchas de las historias que te gustan, la mejor forma para que no te pierdas estas historias es que las recibas directamente en tu email.

Gracias por suscribirte.

Algo salio mal.