Hija desapareció sin dejar rastro, 12 años después la encuentran viva con extraño disfraz *

Greg Allen y Dara Lorens se conocieron siendo ambos aún muy jóvenes, intentaron una relación de la cual nació la pequeña y hermosa Sabrina, pero entre ambos el amor se agotó y la falta de entendimiento, así como las constantes disputas, los llevaron a separase poco tiempo después. El padre de la pequeña obtuvo la custodia.

A partir de ese momento Dara sólo pudo ver a su hija en los tiempos especificados por un juez. En estos espacios, que solían ser de dos días a la semana, la madre se llevaba a su hija para estar con ella en casa.

Mientras tanto, Greg la esperaba ansioso de que regresara para continuar con su rutina. Faltando tan solo un par de días para que la pequeña Sabrina cumpliera cinco años de edad, este dedicado padre la entregó a su madre sin saber que sería la última vez que la vería en 12 años.

Cuando el tiempo de visita de Dara finalizó y se cumplió la hora limite para que regresara a la niña a su hogar, su padre supo que el incumplimiento de lo acordado, indicaba que algo estaba mal. De todas las maneras posibles intentó comunicarse con la madre para pedirle una explicación, pero los días, luego los meses y finalmente los años pasaron sin que él la pudiera contactar.

Su corazón quedó destrozado, decía que había perdido lo más valioso de su vida, su gran tesoro, pero pese al dolor, él jamás perdió la esperanza de encontrar a su amada hija. Abrió un sitio web para divulgar la desaparición, con el tiempo subió fotos digitales con la proyección de cómo sería el rostro de su pequeña en la actualidad, contrató un detective privado y nunca a dejó de buscarla.

12 Años después al fin la policía la halló. La encontraron en compañía de su madre en México, pero el aspecto de ambas había cambiado sospechosamente. La pequeña rubia ya no lo era, ahora ostentaba un fuerte color negro en su cabello, por supuesto su identidad también había sido reemplazada y sobre todo, ya no era una niña, ahora era una adolescente.

La madre confirmó que ella se había sometido a varias cirugías plásticas para transformar también su aspecto y que así nunca las reconocieran. Confesó que había mantenido a Sabrina casi todo el tiempo encerrada en un pequeño apartamento y no le había permitido asistir a la escuela, aunque la chica estaba en buen estado de salud y limpieza así como bien alimentada.

Su madre había teñido su cabello y a veces la obligaba a usar pelucas para que no la reconocieran.

Ambas fueron regresadas a los Estados Unidos y Dara enfrenta cargos penales por el secuestro de su hija, entre otros.

Sabrina fue entregada a su padre y recibe terapias para ajustarse a su nueva vida, pues el hombre al que ella alguna vez adoró ahora es ante sus ojos un desconocido.

De la misma forma para él su hija ha cambiado demasiado y aunque lamenta con el alma haberse perdido los años en los que estuvieron lejos y ella dejó de ser una niña para convertirse en un adulto, está esperanzado en que puedan reconstruir sus vínculos y vivir las etapas que estén por venir.

Esta es una foto de Sabrina cuando tenía casi cinco años y fue raptada por su madre:

Así se veía cuando cumplió ocho años:

Así cuando tenía 15:

Y finalmente este es su aspecto ahora que regresa a su padre de vuelta en Estados Unidos, 12 años después y con 17 de edad: