Indígenas de Guatemala abandonan las bolsas plásticas, vuelven a lo que usaban sus ancestros

“Por el bien del planeta es hora de volver a nuestra tradición”.

Los indígenas de la etnia Tzutujil, pobladores de San Pedro La Laguna, una región ubicada en el interior de Guatemala, uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, han sido testigos de cómo su lago y sus bosques se han deteriorado con los años por culpa del plástico. El Lago de Atitlán que antes solía ser una fuente hidrica de hermosas aguas claras y limpias, parece ahora más el deposito de cientos de bolsas plásticas, botellas y empaques desechables, lo mismo ocurre con los verdes campos llenos de fauna y flora.

Wikipedia

Funcionarios públicos legislando a favor del medio ambiente.

Afortunadamente y contrario a la mayoría de los demás lugares del planeta, aquí las personas decidieron ponerle un freno a la situación y tomar cartas en el asunto. Lo hacen por amor a su tierra, por conciencia con el medio ambiente y por sostenibilidad de su modo principal de vida, el turismo.

Fue gracias al pedido de los residentes y al evidente deterioro del medio ambiente de la zona a causa del plástico que el alcalde Mauricio Méndez decretó la prohibición del uso de bolsas plásticas y demás empaques desechables, fijando con multas que van desde los 300 quetzales (unos 40 dólares) hasta los 15.000 (2000 dólares) la desobediencia a la medida.

Wikipedia

Un mercado lleno del color de la naturaleza.

Como la medida ha sido recibida con mucho agrado entre los residentes e implementada con gran rapidez, ahora el mercado local desde siempre colorido, se ha adornado con el verde de las hojas de plátano que sustituyen a los dañinos plásticos. Esta fibra natural utilizada por los ancestros indígenas como objeto para transportar sus pertenencias, especialmente la comida, no sólo llena de identidad al lugar sino que se descompone de manera completamente orgánica estableciendo un parámetro diametralmente opuesto a los productos derivados del petroleo que tardan entre 150 y 200 años en descomponerse.

Todos los clientes del mercado, extranjeros y locales, están felices de llevarse sus productos envueltos en las hojas de plátano y no en los contaminantes plásticos.

EFE – Crédito: Esteban Biba

El ejemplo indígena podría ser el principio de un cambio a nivel nacional.

La medida impuesta en la comunidad de San Pedro La Laguna, digna sólo de una sociedad avanzada y consciente de la responsabilidad que tenemos los humanos de mantener el equilibrio de nuestros ecosistemas, ha inspirado a tantas personas y se ha fijado como un ejemplo tan positivo que varios diputados del país redactaron un proyecto de ley que fue presentado ante el Congreso con el objetivo de imponer la iniciativa ambientalista a nivel nacional, de ser aprobado prohibiría el uso de productos plásticos desechables en toda Guatemala.

Celebramos esta medida y esperamos su repercusión no sólo inspire a todo su país sino al resto del mundo porque hoy más que nunca la sabiduría indígena ancestral nos hace preguntarnos qué tan civilizados nos podemos considerar los humanos actuales.

Wikipedia

Fuente: LaNación.