Mujer le dona riñón a su ex-esposo 12 años después del divorcio

“No hay palabras para agradecer lo que ella hizo, todavía no han inventado esa palabra”.

Beth Caperclaro y Claus Ziegelmaier, oriundos de Brasil, se conocieron siendo muy jóvenes, se enamoraron profundamente y formaron juntos una vida, nunca tuvieron hijos, pero siempre fueron buenos amigos y durante 17 años los unió un fuerte vínculo, sin embargo, el día en que sintieron que el amor se había agotado, con todo el respeto y el agradecimiento por los años compartidos decidieron decirse adiós, sin peleas, sin rencores, sin heridas, simplemente decidieron separar sus caminos en los mejores términos.

Globo

Los años pasaron y Claus conoció a Amanda, nuevamente se enamoró y al cabo de un tiempo contrajo matrimonio con ella. Nuevamente, fue una relación basada en la amistad y el respeto. Lamentablemente la feliz pareja no tendría mucho tiempo de bienestar pues el destino les tenía preparada una amarga sorpresa.

Globo

Una grave enfermedad toca la puerta.

A partir de la aparición de inequívocos síntomas Claus fue diagnosticado con deficiencia renal y su vida cambió absolutamente, tuvo que renunciar a muchas de sus actividades para centrarse en las interminables terapias de hemodiálisis que le consumían cuatro horas de su tiempo, tres veces por semana. Su calidad de vida había desmejorado y el panorama no era alentador.

En cierto punto los médicos le informaron que había ingresado en la lista de espera para recibir un trasplante de riñón, pero para ese momento aproximadamente 21.000 personas en todo Brasil estaban esperando un donante compatible también, por lo que su aspiración de mejoría, era por decir lo menos, baja.

De inmediato todos sus familiares más cercanos se presentaron como voluntarios para ser donantes, pero ninguno fue compatible, fue entonces cuando salieron en busca de alguien más, pero nada daba resultado.

Inesperado encuentro trae a una vieja amiga de regreso y con ella una esperanza de vida.

Un día Amanda iba caminando por la calle, preguntándose qué podía hacer para ayudar a su esposo, cómo sacarlo de la situación tan apremiante que vivía, cuando alzó su mirada de la acera se topó con el rostro de Beth, la ex-esposa de Claus. Las dos habían tenido en el pasado la oportunidad de conocerse y amistosamente se saludaron.

Beth preguntó por Claus y la noticia de su enfermedad le cayó como un balde de agua fría, fue inesperada y dolorosa. Cuando Amanda le contó que estaban en la búsqueda de un donante, ya que la lista de espera para recibir un riñón dentro del sistema público de trasplantes era muy larga y tal vez podría no llegar a tiempo, la mujer instantáneamente se ofreció para ser su donante.

A Amanda le costaba creer lo que escuchaba, cómo alguien podía tener un corazón tan generoso y desinteresado?

Beth comenzó cuanto antes los exámenes y los resultados fueron maravillosos: era compatible!

Globo

Emotivo encuentro entre dos grandes amigos.

Cuando Claus y Beth se volvieron a ver, las emociones eran muy fuertes, pues el agradecimiento del hombre por lo que su ex-esposa estaba haciendo por él, no tenía cómo ser descrito, le estaba dando una nueva oportunidad de vida.

Los preparativos para el trasplante se llevaron a cabo y el pasado noviembre ambas cirugías fueron realizadas. El resultado fue exitoso y la vida de Claus mejoró totalmente, atrás quedaron las interminables horas de homodiálisis, las limitaciones, el dolor, la tristeza, la desesperanza… para este hombre una nueva vida se dibujaba en el horizonte.

Él y su esposa no se detienen a la hora de agradecer lo que Beth hizo por ellos y ahora la consideran más que como una amiga, como una hermana. Ella por su parte manifiesta su alegría de haber ayudado y dice que era lo menos que podía hacer por el hombre con el que compartió 17 años de su vida y que siempre se comportó como un gran amigo.

Globo

El amor es incondicional y trasciende los títulos en los que forzadamente intentamos encasillarlo, por eso cuando de verdad existe ni el tiempo lo puede destruir, Beth y Claus son prueba de ello.

Fuente: Globo.