Nuevo escándalo sobre la familia de Meghan Markle sacude a la realeza británica *

Este no es el primer escándalo sobre la familia de la nueva princesa, Meghan Markle, y seguramente no será el último, ya que a muy claras vistas ella y sus familiares más cercanos no son los más leales ni apoyadores entre si pues toda clase de declaraciones han venido saliendo a la luz publica desde que los medios centraron su interés en la que será la nueva duquesa de Sussex.

Primero fue un hermano en prisión que le escribió una carta dirigida al príncipe Harry, advirtiéndole sobre las ambiciosas pretensiones  de su hermana e invitándolo a desistir de la idea de convertirla en su esposa.

Luego una hermana que escribe un libro, titulado, “Diario de la hermana de la princesa ambiciosa”, asegurando contar en él a los lectores todos los secretos e intimidades de la que será la futura princesa del reino unido.

Y ahora para rematar un padre que, con la excusa de estar preparándose para la esperada boda de su hija, tomó fotografías de lugares y situaciones a los que la prensa no tiene acceso, las modificó y las vendió a un reconocido medio por un valor de 100.000 libras.

Presuntamente sería esta la razón por la cual ya no asistirá a la boda.

En su defensa salió la hermana de Meghan, quien aseguró que fue bajo el consejo de ella que el padre tomó las fotografías y que lo hizo en beneficio de la corona, no con la intensión de editarlas y venderlas.

Soy la culpable por completo. Le dije que le mostrara al mundo ‘Me pongo en forma y me pongo saludable’, así que lo sugerí para beneficiarlo a él y a la familia real. Dijo la hermana de Meghan.

Sucediera como sucediera, lo cierto es que esta familia lejos de apoyar la felicidad de Meghan se ha empeñado en protagonizar cada escándalo y de desacreditar a la mujer que de por si no causa muchas simpatías, ni dentro de la realeza, ni entre el público.

No obstante, aquí lo único importante es que Harry la ame y ella devuelva siempre su afecto con amor, compromiso y dedicación y será el tiempo el que diga si se casó por interés o porque realmente cupido tocó su corazón.