Por cuarentena tuvo que contarle a su abuelo de su compromiso a través de una ventana

El Coronavirus vino a cambiarnos nuestra forma de relacionarnos, tal vez, para siempre.

Hace un par de semanas cuando decretaron el aislamiento por Coronavirus para evitar más contagios y mantenernos a salvo, todos pensamos que iba a ser difícil, pero nunca imaginamos que cada día nos iba a costar un poco más que el anterior. A pesar de que tenemos de nuestro lado la tecnología para comunicarnos con nuestros seres queridos, en repetidas ocasiones no es suficiente y desearíamos dar un fuerte abrazo o una tierna caricia.

2020, el año que nos separó.

Con la llegada de la emergencia sanitaria del COVID-19, la forma de trabajar, estudiar, relacionarnos e incluso hacer negocios cambió y con todo ello nuestras diferentes practicas sociales. Al pasar de los días nos hemos visto casi que obligados a no saludar afectivamente, a permanecer en nuestras casas y para los que tenemos la familia a kilómetros, a no poder estar a su lado, aunque sea unos minutos. Ahora las vídeo-llamadas se hacen más frecuentes y las charlas en Whatsapp están más activas, este distanciamiento social no nos ha impedido seguir soñando y compartiendo aunque sea a lo lejos con nuestras familias.

Como es el caso de Shelton Boyd, un tierno abuelito de 87 años que se encuentra en cuarentena en un hogar para pasar la vejez, llamado Premier Living and Rehab Center en Lake Waccamaw, Carolina del Norte. Como él hay cientos de abuelitos más que debido a la pandemia deben permanecer en total cuarentena para preservar su salud.

A pesar de que Shelton no puede recibir visitas presenciales, las enfermeras y directivos de la organización, ayudaron para que este abuelo se enterara de primera mano de una grandiosa noticia que su nieta Carly Boyd quería darle.

El amor, un motivo de celebración en cualquier circunstancia.

Días antes, En una playa solitaria, únicamente acompañados del mar y el cielo, esta joven enfermera, de 21 años llamada Carly Boyd, le dijo a su novio Trevor Sellers, de 25 años, que aceptaba casarse con él. Toda su familia estaba feliz, pero había alguien muy especial a quien contarle la noticia: su abuelo. Desde pequeña ella y él, han tenido una relación que sobre pasa los limites de amor y ternura.

GMA

Luego de que su abuelo fuera llevado al Premier Living and Rehab Center , Carly ha estado pendiente de todo lo relacionado con Shelton en el hogar para adultos mayores y con el pasar de los días se ha ido ganando la confianza y cariño del personal, por lo que al contarles la gran noticia que quería compartir con su abuelito, los cuidadores del centro en el que está el señor, no dudaron en ayudarle.

Todo estaba planeado, Carly llegó muy temprano ese lunes a visitar a su abuelo y como no era posible entrar a la sala de visitas, ella sabía perfectamente cómo comunicarse con él.

Un vidrio, la barrera que impide que dos almas se fusionen en un abrazo.

Obviamente amaba mucho a su abuelito y no lo iba a poner en peligro, pero era una alegría que sin duda quería compartir con él y nada, ni nadie, le iba a quitar esa ilusión.

Cuando llegué al hogar de ancianos … corrí alrededor del edificio para llegar a la ventana de su habitación y le subieron las persianas, apunté a mi anillo y se dio cuenta de que estaba comprometida – Dijo Carly Boyd a Good Morning America.

El momento fue muy especial para ellos dos y para los cómplices que habían ayudado en ese emotivo encuentro.

El abuelito estaba acostado tranquilamente comiendo helado, pero al ver que su nieta apareció  desde la ventana de su habitación mostrandole su anillo de compromiso, se puso de pie y caminó hacía ella.

Se levantó para verlo mejor y ella puso su mano sobre la ventana y él puso su mano sobre la ventana y todos nos derrumbamos – Dijo Gennie Parnell, una administradora del hogar a NBC News.

La emotiva escena fue captada por los enfermeros del lugar, quienes no dudaron en aplaudir el hermoso momento que estaba a punto de terminar.

Estaba tan feliz que me preguntaba, ‘¿Cuándo es la boda?’. Él se siente un poco atrapado en este momento debido a todas las restricciones. Ambos dijimos que nos amamos – Contó la alegre nieta Carly Boyd a Good Morning America.

Así se Refirió la chica al extraño encuentro que acababan de tener, por las condiciones sanitarias. Por su parte, Carly y Trevor, esperan casarse en navidad de este año, cuando ojalá todo esto haya pasado y su abuelo pueda acompañarla con un elegante traje en su camino al altar.

Sin duda este gran cambio social que estamos atravesando ha cambiado nuestra manera de ir por el mundo, ojalá que cuando todo regrese a la normalidad demos esos abrazos y besos que tanto extrañamos y tratemos de cambiar nuestros hábitos que de una u otra forma, han ido destruyendo nuestra madre tierra.

Fuente: Premier Living & Rehab Center, Good Morning America.